» » » El heroísmo de Chapultepec

El heroísmo de Chapultepec

Adrián Gutierrez

CSME

Imagen obtenida de: wikipedia.org
Imagen obtenida de: wikipedia.org

El pasado domingo, 13 de septiembre, se conmemoró el llamado día de los niños héroes. Desde chicos, escuchamos la historia de aquella gesta histórica donde los cadetes defendieron el Castillo de Chapultepec, y Juan Escutia se enrollaba en la bandera para aventarse al vacío, evitando que el ejército norteamericano la usurpara.

Con el tiempo, los mexicanos empezamos a demeritar aquellos actos: solemos decir que ni eran niños, ni eran seis y que, seguramente, se resbaló con la bandera. ¿Pero en qué consiste el heroísmo de estos cadetes?

El ejército de los Estados Unidos no llegó por sorpresa a territorio mexicano: desembarcaron en Veracruz —donde tuvieron un primer enfrentamiento con nuestras fuerzas armadas— y, una vez tomado el puerto, marcharon a pie hasta la ciudad de México.

La distancia entre Veracruz y la Ciudad de México, en línea recta, es de aproximadamente 320 km. El camino está lleno de cerros y montañas, la Sierra Madre Oriental es el principal obstáculo; a pie, y cargando municiones y cañones, la marcha es, sin duda, lenta.

Me pregunto, si México estaba siendo invadido ¿Miles de mexicanos no hubieran podido detener la marcha de los estadounidense a la ciudad de México? ¿Atacar desde las montañas? ¿Cortar el camino que nosotros sí conocíamos? Este tipo de preguntas no se hacen en los libros de historia, pues hemos preferido culpar a Santa Ana para no responsabilizar al pueblo mexicano por la invasión.

La posible respuesta a la pregunta, arriba mencionada, la propone el historiador Francisco Martin Moreno. Moreno nos dice que la invasión norteamericana estaba pactada con la Iglesia católica mexicana, quien prohibió, bajo pena de excomunión, a cualquier mexicano atacar al ejército gringo.

De otra manera, no entiendo cómo miles de mexicanos no defendieron la invasión a nuestro territorio.

El 20 de agosto, cuando el ejército norteamericano llegó a la Ciudad de México, se libró la batalla de Churubusco. El presidente Santa Ana, coludido con el invasor para ceder nuestro territorio, mandó el parque equivocado al ejercito del general Anaya —quien declaró, “si hubiéramos tenido parque, usted no estaría aquí”.

La siguiente batalla fue el 8 de septiembre, en Molino del Rey, ya muy cerca del Castillo de Chapultepec; el 12 comenzaría la batalla en Chapultepec.

¿En qué radica el heroísmo de los niños héroes? El gobierno parecía no mandar armamento suficiente o adecuado —parecía estar ayudando al invasor en la toma de la ciudad—, además, la iglesia había prohibido a cualquier mexicano atacar al invasor: estaban solos, sin parque, sin las armas adecuadas, sin apoyo del gobierno ni la sociedad. Enfrentarían una batalla perdida.

Muchos cadetes huyeron cuando los norteamericanos se dirigieron a Chapultepec, pues era mejor huir que morir. El heroísmo de estos niños radica en saber que, si se quedaban a combatir, seguramente iban a morir defendiendo a México, y así lo hicieron; se quedaron, pudiendo haber huido como los demás, se quedaron sin tener el armamento adecuado y suficiente para hacerles frente, se quedaron a pesar de no tener el apoyo del gobierno ni la sociedad mexicana, y murieron por la patria.

La realidad es que los niños héroes son un ejemplo de amor al país, cuando el resto de México parecía indiferente a una invasión extranjera.

Necesitamos más mexicanos como ellos.

Más sobre el autor.

2 Comentarios

  1. Anónimo
    | Responder

    Me pareció interesante tu columna, pues te planteas la pregunta del millón para la historiografía mexicana. Sin embargo, difiero en algunos puntos:
    1. Utilizar al “historiador” Martín Moreno como referencia en cuestiones historiográficas es, con todo el debido respeto, algo que levantaría unas cuantas cejas. No lo niego, el señor escribe novelas “históricas” que dejan, en la narrativa, un buen sabor de boca. Sin embargo, las conjeturas de Moreno suelen carecer de evidencia empírica: sus hipótesis, muchas veces, sólo pertenecen al mundo de sus novelas de ficción histórica. En el mundo académico y la historiografía seria, Moreno ha sido criticado incontables veces por las razones que he enunciado.
    2. Moreno —corrígeme si me equivoco— en su libro “Resentimiento” fórmula la hipótesis que mencionas: la derrota mexicana fue consecuencia de una conspiración bien tejida entre políticos e Iglesia católica. Para empezar, Moreno se olvida que la acción colectiva es muchísimo más compleja: la “inacción” no puede ser atribuida a la simple amenaza eclesiástica de la excomunión. La acción colectiva es muy costosa, i.e. los costos de actuar exceden —en la valoración subjetiva— los beneficios, por lo tanto, no todos los grupos actúan de la manera que nosotros esperamos. ¿Por qué los franceses tampoco detuvieron el avance de los alemanes? ¿Por qué los estadounidenses dejaron avanzar al ejército británico hasta Washington? ¿Por qué los españoles permitieron y acogieron al ejército francés?
    3. Es importante señalar que sí hubo levantamientos de civiles en contra del ejército norteamericano. Por ejemplo, se presentaron levantamientos en Taos, Rio Rojo y Las Vegas. También se sabe de la participación de “civiles” en las batallas de Puebla, Molino del Rey y San Cosmé. Además, hay crónicas que relatan cómo las personas aventaban piedras a los norteamericanos cuando llegaron al Zócalo.
    4. Los Estados Unidos, en aquel entonces, era una sociedad mayoritariamente protestante —lo cual, se reflejaba en sus soldados; de ahí, el porqué los soldados irlandeses decidieron pelear del lado mexicano. La Iglesia católica, ante la presencia de una fuerza invasora protestante y, sobre todo, que hacia importantes separaciones entre Estado y religión, veía sus intereses seriamente amenzados.

    • Adrian Gutierrez
      |

      Excelente conocimiento de la historia, y tienes razón en todo, por eso comento que la respuesta que mas me ha convencido a mi en lo personal es la de el. Aun así mi punto central es los niños héroes son héroes por que sabían que no contaban con el apoyo de Santa Ana y que iban a morir y aun así decidieron quedarse. Muchas gracias y me da gusto saber que alguien conozca también la historia de México.
      Un pueblo que no conoce su historia esta condenado a repetirla.
      Gracias

Dejar un comentario