» » » Usted es la siguiente víctima

Usted es la siguiente víctima

Elvis Alejandro Zorrilla

Cartas abiertas

Capturing the gang, una pintura de Hugh Joseph Ward | Obtenida de: lewiswaynegallery.com
Capturing the gang, una pintura de Hugh Joseph Ward | Obtenida de: lewiswaynegallery.com

Leer “El Limpiador”, de Rocío Silva Santisteban, es adentrarse al cuarto de una literatura cruda; es un cuento absolutamente perturbador, de tal manera que te estremece y eriza la piel al ver dos historias entrelazándose para un fin impactante. Ahora bien, el universo en el cual se desarrolla el cuento es un contexto alterado por sus propias reglas donde la violencia, la drogadicción, el homicidio y el alcoholismo son piezas axiales para cada personaje, pero todo ello radicará tras la muerte de la hija de uno de los personajes y esto será el detonante para que empiece a elucubrarse una de las venganzas más sangrientas.

El cuento de “El limpiador” muestra a la violencia como el pan de cada día que todos están obligados a comer. Los personajes del cuento se desenvuelven en un ambiente cargado de delincuencia; Plomo, por la interacción que tuvo con un personaje extremadamente gordo (personaje anónimo), que por cierto fue un diálogo que terminó en muerte; Mostrenko, por la crudeza de llevar el cuerpo de la hija de Plomo en un saco de arroz; y el Limpiador, por la personalidad que lo caracteriza ante sus víctimas y el estoicismo que manifiesta ante un “trabajo” donde está en juego una vida. Rocío Santisteban supo sembrar en cada palabra la violencia, el maltrato y los insultos que van y vienen como balas perdidas. También se puede revelar que este cuento tiene muchas pinceladas de otros escritores que fueron valientes al abordar este tema en sus personajes. Uno de ellos es Edgar Allan Poe en su cuento “El gato negro”, el personaje manifiesta rasgos de una personalidad violenta y ello repercutirá, no sólo en su familia, sino también a todo su entorno; otra novela es “Ensayo sobre la ceguera” de José Saramago, en esta obra todo el mundo opta por la violencia debido a la desesperación por una ceguera inefable; y por último, es la novela “El sueño del Celta” de Mario Vargas Llosa, donde el personaje Roger Casement es protagonista de la devastadora violencia que tenían los colonizadores hacia los congoleños al obligarlos a explotar la selva Africana.

Todo lo señalado no es nada ajeno a la sociedad en la que estamos, ya que la violencia no solo es un problema distrital, ni ciudadano, ni nacional, sino mundial cuyos personajes principales somos nosotros mismos. Es un árbol frondoso que está compuesto por ramas y una de ellas es la drogadicción. En el cuento de “El limpiador”, Rocío Silva Santisteban nos permite acceder a un ambiente donde los personajes se valen de la violencia para mitigar sus adicciones, “Además de ser expertos en desarmar carrocerías al instante o de vender hasta lo imposible por unos cuantos ketes (…)”. La autora nos revela una situación que no tiene control en las ciudades.

En síntesis, “El Limpiador” es una radiografía de lo que pasa hoy en día, donde la violencia, la drogadicción, el homicidio y el alcoholismo son el detonante para que pueda crearse una venganza. Cada palabra del cuento está embarrada de dolor y sangre a borbotones. La venganza se concreta con la ayuda de El Limpiador, un asesino que perdió la sensibilidad y el valor de la vida. Por otro lado, Plomo, venga la muerte de su hija de una forma que no esperaba (sacarle el corazón a Mostrenko). En el cuento se deslindan muchas problemáticas, pero el eje central es la venganza en las relaciones interpersonales y cómo ella puede acabar con la vida de la otra persona donde quizá tú o yo seamos las siguientes víctimas.

Elvis Alejandro Zorrilla, Perú.

 

Más sobre el autor

Dejar un comentario