» » » Aeroméxico y sus boletos sujetos a humillación

Aeroméxico y sus boletos sujetos a humillación

Samuel David Zepeda López

Dimensión Crítica

Aeromexico_1

Desde hace más de una semana, enfrente de los mostradores 230 y 240, lugar que se asigna a Aeroméxico para documentar a sus pasajeros, en la terminal 1 del aeropuerto de Barajas, en Madrid, un grupo de entre 30 y 40 personas, en su mayoría mexicanos, ha quedado a la deriva, ¿la razón? Aeroméxico y sus vuelos sobrevendidos.

El problema no es que las personas no tengan pasaporte o que no tengan boleto, pues todos lo tienen, ¡y pagado!, incluso algunos lo adquirieron desde Septiembre; el pequeño problema es que sus boletos son de rango inferior, son clasificados como boletos “sujetos a disponibilidad”, y lo que no te dicen cuando compras esos boletos es que, con ellos, tú también serás clasificado como persona o cliente inferior. Así, estos boletos son la contraparte del cliente Premium o VIP, son los VDP (very disposable people).

Vayamos por partes, ¿qué significa esto de “sujeto a disponibilidad”? Significa que tu boleto podrá ser utilizado, única y exclusivamente, si el avión que se dirige a tu destino deseado tiene lugares disponibles en la clase comercial, por lo que, mientras el vuelo esté completo, tendrás que esperar otro vuelo, otro día, incluso otra semana. La supuesta ventaja que representan este tipo de boletos es que son más baratos, el problema es que al intentar ahorrarte unos pesos, puedes terminar arruinando tus vacaciones, gastar más de lo que tenias planeado, atentar contra tu salud e incluso perder tu empleo, pues hay varios casos de personas que entraban a trabajar el 12 de Enero y que, al día de hoy, 15 de Enero, no han podido volar, a pesar de estar en el aeropuerto esperando un lugar desde el día 10 de Enero.

La gran mayoría de los consumidores de estos boletos relatan que adquirieron sus boletos mediante conocidos que trabajan para Aeroméxico, muchos de ellos también dicen que sabían que podían estar “atorados” uno o dos días esperando un lugar en el vuelo, pero también reconocen que cuando compraron los boletos fueron convencidos de que regresar después del 6 u 8 de Enero sería fácil, pues, a partir de ese momento, la demanda bajaba y los lugares estarían disponibles, además de que hay varios vuelos. Sin embargo, esto no ha sido así.Aeroméxico_2

Aeroméxico ofrece diferentes vuelos entre México y Madrid, sin embargo, de entre todos los vuelos disponibles, sólo un vuelo es directo y lo que no se les dijo a los compradores de estos boletos es que sólo son válidos para vuelos directos, es decir, ninguno de los vuelos con escala —así tengan 30 lugares disponibles o más— pueden llevar a alguno de los residentes temporales de la T1 de Madrid. La esperanza de regresar a casa se limita a un solo vuelo por día —dos en domingo. Pero no sólo pasa eso, los compradores de estos vuelos sujetos a disponibilidad, ahora arrepentidos, tienen que validar su boleto todos los días, formarse desde temprano en la línea del chek-in y esperar a que se cierre el embarque, con la esperanza de que haya algún asiento disponible, cosa que puede no pasar, como fue el caso del día domingo 10 de enero, donde no hubo un solo espacio disponible en los dos vuelos a México. Lo peor, además de que el vuelo está sobrevendido y que hay 40 mexicanos esperando en el aeropuerto, es que la página web de Aeroméxico todavía te vendía boletos de última hora para ese vuelo, si bien los vendía a precios extremadamente caros —más de cinco mil euros—, Aeroméxico todavía abría la posibilidad de sumarse al vuelo para quien tuviera una emergencia y la capacidad económica. En otras palabras, seguía vendiendo boletos para un vuelo que ya estaba sobrevendido, demostrando, con ello, su avaricia y desinterés total hacía sus clientes, pues, sea como sea el tipo de boleto, los varados de la T1 de Madrid son clientes que ya pagaron por su boleto.

Asimismo, la desorganización y desinterés de los trabajadores de Aeromexico impera, pues a diferencia de lo que ocurre en México, en donde los voladores sujetos a disponibilidad llegan temprano, se anotan en una lista, reciben una ficha y regresan hasta el momento de su vuelo para ver si tienen o no posibilidad de viajar, en el caso de Madrid, no existe lista, quién llega primero puede entrar, por ello las personas no se van del aeropuerto, pues irse puede implicar perder su lugar. Si el día de hoy eras el número 10 en la fila, mañana puedes ser el 20 porque en la madrugada llegaron más personas.Aeroméxico_3

Afortunadamente, ante la desorganización de los trabajadores, los clientes despreciados tuvieron la voluntad y capacidad de organizarse creando una lista que, al momento, ha logrado resultados y evitado conflictos, pues se han respetado los lugares. La lista se ha renovado y cambiado de manos sin problema, sin embargo, la lista es falible y necesita que al menos 10 personas se queden a dormir en el aeropuerto, además de que todos los apuntados deben estar presentes en la noche —a las 23:00 horas— y en la mañana —a las 07:00 horas— para pasar lista, pues si alguien llega en el transcurso de la noche madrugada, y se forma, puede reclamar su lugar, e incluso puede irse antes que alguno de los 30 o 40 que llevan días esperando su oportunidad, pues la lista no es oficial y no tiene relación oficial con Aeroméxico.

Aeroméxico no garantiza nada; la empresa ya tiene su dinero, lo demás es problema de cada persona. Eso sí, si tienes algún conocido entre el equipo que volará a México, encontrarás un lugar, como sucedió el fin de semana en que una persona se adelantó a quienes llevaban 3 días en el aeropuerto, gracias a que conocía al piloto.

Al día de hoy, ya han logrado regresar varias personas a México, 8 el lunes, 16 el martes, 18 el miércoles, pero el miércoles y jueves llegaron más personas —alrededor de 10—, así, con un promedio de 30 personas en espera, la terminal 1 del aeropuerto de Madrid se ha convertido en un campo de refugiados mexicanos, quienes se han convertido en representaciones reales del personaje de Tom Hank en La terminal, Viktor Navorski, pues comen, duermen, caminan, platican, hacen malabares y viven en el aeropuerto, con el detalle de que ellos no tienen problemas legales, sino que simplemente no les interesan a Aeroméxico.

Así, encontramos de todo tipo de clientes, desde el estudiante que quiso ahorrar dinero, al viajero de mochila, desde señores y señoras de edad avanzada a quienes les pesa dormir en el suelo, hasta niños que caen rendidos en sus carriolas por el cansancio y aburrimiento del aeropuerto, incluso perros.Aeroméxico_4

Todos concuerdan, tratando de ahorrarse unos pesos, han terminado por gastar los mismo e incluso más que si hubieran comprado un boleto a precio normal en la competencia —porque hay que decirlo, en boletos regulares, Aeroméxico es mucho más caro que Iberia para viajar a España, la diferencia puede ser de hasta 10 mil pesos viajando en las mismas fechas. Aunque ha prevalecido la camaradería —desde familiares que dan asilo o guardan maletas, hasta personas desconocidas compran víveres para todos—, algunos han tenido que comprar a altos precios en el aeropuerto, otros han tenido que pagar hoteles, en especial las personas de edad avanzada o con alguna discapacidad, pues no pueden dormir en el suelo del aeropuerto; otros han tenido que dejar sus maletas encargadas —por 10 euros al día— para no cargar. En resumen, han terminado por gastar más de lo que representaba el supuesto ahorro de estos boletos, sin contar además la carga psicológica, el cansancio mental, los días de mal sueño, el que no se han podido bañar, la incertidumbre, el mal trato, la posibilidad de robo de pertenencias y el desdeño con el que son vistos por los trabajadores de Aeroméxico. Así, los boletos sujetos a disponibilidad de Aeroméxico deberían ser renombrados como boletos sujetos a humillación.

 

Samuel David Zepeda López, México.

8 Comentarios

  1. Pilar
    | Responder

    Sin la intención de crear polémica, solo comentar que quien compra este tipo de boletos sabe lo que hace, tan así, que muchos se jactan de repetir la práctica porque les sale más barato. Y evidentemente se trata de boletos sujeto a espacio –de hecho lo pone en el boleto– y también pone la ruta. Es elemental para cualquiera que haya viajado en avión saber que te ponen la ruta, es decir, si es Madrid-México, viceversa o Madrid-Cancún-México, por ejemplo. Otra cosa que se obvia es que se trata de boletos que están destinados a los trabajadores de la aerolínea y para sus familiares, mas no para su venta, aunque lamentablemente algunos los venden y quien los compra, una vez que está en esta lamentable situación quiere que le resuelvan sin pensar que a veces lo barato sale caro y que si bien a todos nos gustaría viajar, hay que conocer nuestros límites y no se puede uno lanzar a la aventura nada más porque sí. Y es que veamos, cuántos de estos casos son viajes por alguna causa mayor. Insisto, todos deberíamos tener derecho a viajar, pero a muchos, me incluyo, nos gustaría hacer viajes más exóticos, a sitios más remotos y quizá por ello más caros, menos accesibles al bolsillo, pues eso, hay que conocer nuestros límites.

  2. Mariana González
    | Responder

    Cuando adquieres adquieres un adquieres un boleto sujeto a disponibilidad tienes que saber que esto te puede pasar. Aeroméxico no vende directamente estos boletos, la gente se los compra a conocidos que trabajan en la aerolínea. Cada empleado tiene derecho a cierto número de boletos al año y si todos aerolíneas juntan no es problema de Aeroméxico. Igualmente hay niveles de los boletos, si tu boleto lo adquiriste con un piloto vas a viajar primero, no importa que los demás lleven 3 días esperando; después van los boletos de sobrecargos y al final los de personal terrestre. El precio de este tipo de boletos no se compara con el de un boleto normal en clase tirista. Sí es muy molesto tener que esperar pero Aeroméxico, en este caso, no tiene la culpa. Hay que informarse bien antes de escribir.

  3. Sarito
    | Responder

    ¿Aeroméxico? Aeromierda.

  4. JOSE
    | Responder

    Estos boletos existen desde hace mucho tiempo y no son comerciales son a los “familiares” de gente que trabaja en Aeromexico, y son para se usen em temporadas bajas, y desde que lo compras saben que son sujetos a disponibilidad de espacio, entones si sabes esto pues no se va a viajar en temporada alta. Yo estuve hace 10 años en París 10 días, exactamente la misma situación.

  5. ZST
    | Responder

    Yo viví esta situación a finales de julio del año pasado. Si bien te advierten al momento de comprar el boleto que es sujeto a espacio, también es evidente como la aerolínea se lava las manos no importándole las condiciones en que los pasajeros están esperando por tener un lugar. Yo tuve que comprar un boleto para regresar a México vía Cancún por que la lista de espera era de 90 personas, de lo contraría iba a tener que esperar más de dos semanas para tal vez tener un lugar y sin ninguna garantía. Aeroméxico debería restringir el número de boletos que re-venden sus empleados.

  6. pilar
    | Responder

    Al ser un derecho laboral de los trabajadores de la compañía -para que viajen ellos mismos o sus familiares- deberían limitar su uso a ello y quienes los venden dejar de hacerlo así como quienes los compran para que después no se quejen de que los ¨dejan tirados¨, cuando realmente -seamos justos- la transacción comercial no se hizo por el canal adecuado, en este caso aerolínea-viajero.

  7. car Hire
    | Responder

    Very soon this web site will be famous among all blog viewers, due
    to it’s pleasant articles or reviews

  8. Flor
    | Responder

    Estos boletos fueron mal usados!! Muchos empleados los han vendido a gente que no son familiares, a costos más altos, los anuncian hasta por mercado libre, es un abuso y es hacer mal uso de tus prestaciones.
    Ya basta de criticar, Aeromexico no actuó semana fe, lo hicieron quienes vendieron los boletos sujetos a espacio, y no advirtieron a las personas que no se usan en temporada alta , eso es ser muerto de hambre, abusivo y hacer mal uso de tus prestaciones, haciendo quedar mal a tu casa laboral, para eso pelean sus prestaciones, y hacen huelga, para ir a vender los boletos sin ética.
    Ojalá les quiten los boletos, se usan con criterio estos boletos,
    Todos los empleados saben de sus restricciones y cómo deben ser usados.
    Tu artículo está basado en subjetividades y no en lo que realmente pasó.

Dejar un comentario