» » » Bernie pone nerviosa a Hillary

Bernie pone nerviosa a Hillary

Osvaldo Osorio

Acordes políticos

Sanders y Hillary

La ansiedad está rodeando la campaña de Hillary Clinton, pues Clinton no sabe cómo detener el ascenso del muchachón socialista, quien dejó de ser un candidato más y se convirtió en un contendiente. Los nervios están tan de punta que hasta han sacado anuncios para desprestigiar a Bernie Sanders y su posición a favor de un sistema de salud con financiamiento único. Recordemos que Bill entró para ayudar a su esposa y desbancar a Bernie. En realidad, no es sorpresa que haya tanta ansiedad entre los Clinton, pues en la última encuesta del estado de Iowa, Don Bernie sólo está a dos puntos de empatar la carrera. Y ni hablar de New Hampshire, donde ya se perfila una victoria para el muchachón.

Cualquiera diría que la primavera rosa de América Latina llegó atrasada a Estados Unidos. La izquierda que está en dificultades, y en estado de autorreflexión en el Sur, ve que en el norte hay una posibilidad, ya no tan remota, de que uno de los suyos llegue a la Casa Blanca.

Si revisamos la historia, nos daremos cuenta que Hillary podría estar pasando por otro 2008, año en el que un joven senador de nombre Barack Obama, vino de atrás para vencerla en las primarias. No digo que pasará lo mismo, pero no hay dudas que Sanders ha roto los esquemas y hasta los medios están tomándolo en serio, a pesar de que en muchos círculos hay temor a que no pueda vencer al nominado republicano.

La subestimación es un mal que agota la energía de Hillary Clinton. Los votantes creen que el país está cansado de su impresionante exposición en las esferas del poder. Corriendo con la misma suerte, tenemos a Jeb Bush, otro chico en problemas con el fenómeno político Donald Trump. El pueblo estadounidense ya luce agotado de otra dinastía, porque en esencia entienden que esto aporta al status quo. Por tal razón, podemos pensar que el ascenso de Trump, en el lado republicano, y Sanders, en el demócrata, representan el desespero por un cambio real y visible en las formas en que se hacen las cosas.

No hay dudas que Clinton tiene el favor de los artistas de Hollywood y de muchos donantes con bastantes billetes verdes, pero Bernie tiene algo que pocos políticos no tienen, y eso es la originalidad, consistencia y autenticidad; tres elementos que han sido fundamentales en su carrera política que comenzó como concejal. No es el típico político que cambia de posición para ganar votos, al contrario, es de los que se apegan a sus principios por encima de sonar cool con el público.

Pero más allá de eso, hay que ver los mítines de ambos candidatos para ver que los seguidores del socialista llenan estadios, lo que hace parecer a los de Clinton una reunión de amigos.

Cuando la palabra socialista puede sonar mal para algunos, en el norte empiezan a verla como una opción para cambiar su situación política y económica. Todo puede pasar en política, nadie le daba ningún chance a que un señor con tales tendencias podría pisarle los talones a la que ya daban como la nominada de los demócratas. A menos de tres semanas para que comiencen las primarias, la angustia y la ansiedad marcan los pasos de Hillary, quien ya no encuentra qué hacer para frenar a un muchachón que ha encontrado la fuente de la juventud en su manera de llevar el mensaje.

 

Osvaldo Osorio, Puerto Rico.

Más sobre el autor

Dejar un comentario