» » » Trump entrampa con su marca

Trump entrampa con su marca

Osvaldo Osorio

Acordes políticos

Imagen obtenida de politifact.com
Imagen obtenida de politifact.com

Hay marcas comerciales de todos los colores y con todas las intenciones para haberlas. La de Trump no es cualquiera, pero sí duradera. Ser ganador, para el billonario, es la clave de su éxito comercial y también político. Tras los resultados de Iowa, Ted Cruz afectó negativamente el lema ganador, aunque muchos ya pronosticaban —y pronostican— la caída del magnate. La verdad es que no hay motivos para descartar un remate de alguien que no ha mostrado reparos en hablar de lo que le venga en gana. Y hablando de eso, ya Trump anda criticando el proceso y pidiendo nuevas elecciones tras ataques a Ted Cruz por dizque no jugar limpio.

Es cierto que el discurso del muchachón Donald no es música para los migrantes, pero sí lo es para un sector estadounidense que lo idolatra por atreverse a decir cosas que muchos políticos piensan en voz baja, pero nunca brincan el charco. El fenómeno político que encabeza este empresario difícilmente se acaba con su derrota en Iowa, pues quedan otros 49 estados para ver si dura más que una canción de moda.

Trump puede perder y no ganar la nominación republicana, pero no hay dudas que ganó en su batalla por enfrascar a los medios en una discusión barata que simplemente buscaba los famosos ratings. En esa jugada comunicacional excepcional, Trump opacó a otros candidatos que fácilmente podrían estar dominando la carrera presidencial. Resulta impresionante como Jeb Bush ha pasado de ser el favorito, a estar en la cola de los ilusos. Es el fenómeno Trump el responsable de que los debates sean excusas para los rifirrafes y las tiraeras patéticas con insultos que demacran la interacción de las ideas.

Mucho se habla del peligro que puede representar este mogul de los negocios, pero tampoco hay mucho que decir respecto a las posturas de Ted Cruz en cuanto política migratoria, quien, para guillarse de Trump, también se hace eco al elevar el muro de la división entre los americanos de abajo con los del norte. El partido republicano atraviesa una crisis institucional que podrían costarle regresar a la Casa Blanca. Cuando líderes del partido dicen que prefieren a Trump sobre Cruz, inferimos que el muchachón de Texas no tiene muchos amigos.

Cuando muchos apuntan a Marco Rubio para destronar al muchachón de los billetes verdes, la verdad es que tampoco le es fácil ganar cuando los votantes prefieren a un líder fuera del establishment político. Trump le llama movimiento, otros se atreven a decir que lo que quieren es revolución en Washington. La verdad que en la izquierda Bernie ya la tiene preparada, pero Hillary no es tan fácil como se ve. Trump, como experto en comercialización de productos, simplemente agarro el desagravio y el enojo de los votantes para justificar cambios que rompan y desequilibren el poder concentrando de Washington.

Aunque Trump perdió el primer round, hay que prender los motores y estar preparados para que su show siga dominando las portadas. Gane o pierda, la marca seguirá viva, porque aunque sea derrotado, dirá en su retórica financiera que es un ganador por atreverse a comprar acciones en el mundo político.

Osvaldo Osorio, Puerto Rico.

Más sobre el autor

Un comentario

  1. Teodoro Urzela
    | Responder

    Trump responde a un electorado ignorante que no tiene ni la mas minima idea de la importancia que tiene escoger el proximo presidente de una nacion tan trascendental en el mundo . Seria un bochorno que un tipo como Trump llegara a ser presidente.

Dejar un comentario