» » » History in the making…

History in the making…

Realidades

Por Diego Peña López
Obama en su llegada a la Habana, Cuba. | Fotografía: EFE.
Obama en su llegada a la Habana, Cuba. | Fotografía: EFE.

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama, en su último año en el cargo, es el primer presidente estadounidense en ejercicio que pisa suelo cubano después de 88 años de tensas, muy tensas, relaciones entre los EE. UU. y Cuba.

La idea utópica de una Cuba socialista con un proyecto de nación económicamente sostenible a largo plazo ha quedado atrás; nace una nueva Cuba que busca, a través de diálogos inteligentes y diplomacia efectiva, integrarse a la dinámica mundial a la que la mayoría de los Estados están acostumbrados —o se tuvieron que acostumbrar— para aprovechar las ventajas que ofrece el neoliberalismo —como  la apertura económica, la modernización de tecnología e infraestructura y la gran red de socios estratégicos que puede tener Cuba ahora que ha dejado de ser parte del llamado “eje del mal”—, aunque también deberá enfrentarse a los retos que impone el mismo neoliberalismo, como lo son la globalización de la cultura, el monopolio comercial o las políticas de organizaciones como el FMI.

La visita de Obama representa el último punto a cumplir dentro de la agenda del gobierno estadounidense respecto al acercamiento con Cuba y el refuerzo de relaciones con la isla, pues a menos de un año de que haya cambios de administración en la casa blanca, sin importar la tendencia política que rija ese próximo periodo presidencial, las políticas podrían ser diferentes —más aún que el Congreso estadounidense cuenta con una mayoría republicana, la cual podría dificultar el margen de acción del nuevo presidente respecto a políticas de acercamiento o de asociación con la isla, como lo sería el cierre de la prisión de Guantánamo—.

Partidario o detractor del régimen de los Castro, Obama ha acertado con el acercamiento hacia los hermanos, pues el restablecimiento de relaciones políticas, diplomáticas y comerciales marcan una nueva era en la política, en la historia y en la geopolítica de ambos actores, pues los Estados Unidos “ganan” a un socio importantísimo dentro de la región, con el cual pueden promover turismo, realizar comercio, establecer “anillos de seguridad”, entre otros; mientras, Cuba “gana” un socio económicamente estable con el cual se pueden realizar negociaciones en favor de la isla para poder promover un “socialismo de mercado”, muy al estilo cubano y con el tema de la prisión de Guantánamo aún en la agenda a discutir.

Falta aún mucho tiempo para que todas las negociaciones y acuerdos entre el gobierno cubano y norteamericano tengan un efecto cualitativo, sin embargo, algunas ya surten efecto; para prueba, está la retirada de la fuerza aérea rusa de territorios sirios —con la cual atacaba bases del Estado Islámico—  y la próxima visita de John Kerry, Secretario de Estado estadounidense, a Moscú, justo después de terminar la visita en Cuba.

La historia es cíclica, así que el tiempo nos dirá si esta nueva coyuntura será algo parecido a la vista de Ronald Reagan a Rusia en 1980, cuando él era presidente estadounidense, acto que quedó marcado en la historia por representar el fin de una era, pues después de dicha visita a la entonces Unión Soviética, ésta se desintegró por completo un par de años después.

No refugees welcome!!!

Graffiti en una barda de la iglesia comunal en Coleraine, Irlanda. | Foto: http://www.irishnews.com
Graffiti en una barda de la iglesia comunal en Coleraine, Irlanda. | Foto: http://www.irishnews.com

Los refugiados siguen “inundando” Grecia a pesar del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía. Susodicho acuerdo establece que todo refugiado que llega a Grecia es deportado automáticamente a Turquía. Esto representa el poco compromiso de los Estados europeos ante la crisis de refugiados.

Por un lado, cada Estado en Europa debe proteger su interés nacional y decidir si acepta o no a miles de migrantes indocumentados —y probablemente (bajo criterios occidentales) también terroristas—; es un lujo que no se pueden dar ni en el cual están obligados a participar. Por el otro lado, una de las principales razones por las cuales existen tantos refugiados es, precisamente, por la influencia occidental en Medio Oriente, así que, como toda acción causa una reacción, moralmente los refugiados deberían ser un tema dentro de la agenda de cada Estado europeo, pero no lo es, a menos que haya alguna clase de interés mediático.

Así que probablemente continuemos viendo fotos de tragedias relacionadas con refugiados una y otra vez hasta que la verdadera causa de esos desplazamientos masivos termine.

Diego Peña, México.

Más sobre el autor

Un comentario

  1. Enrique Del Valle
    | Responder

    Los castro ya mismo estan a punto de abandonar su gobierno porque con la apertura economica que supone la entrada de empresas estadounidenses a la Isla el pueblo cubano adorara mas al dios dolar que al librito rojo de un socialismo fracasado y que hoy ve su exequia ante el fracaso del inepto sucesor de Hugo Chavez. Ademas la retorica socialista no sirve cuando no garantizas bien el alimento , que grande lo dijo Evo. A la gente no le importa sea capitalismo o socialismo lo que de verdad quieren es vivir bien con comida, ropa y tener acceso a la salud o educacion. Obama pasara a la historia como el presidente que abrio Cuba al mercado capitalista.

Dejar un comentario