» » » ¿Es bueno para los países recibir migrantes?

¿Es bueno para los países recibir migrantes?

La respuesta realista a un cuestionamiento idealista 

En primer lugar, hablar del libre transito en la tierra es un derecho natural, que en esencia no puede ser limitado, sin embargo, la problemática entre naciones ha sobre pasado cualquier libre transito, así como la problemática poblacional, que en algunos territorios se da de manera elevada y desmedida, mientras en otros, se mantiene en la media necesaria.

Ahora bien, ¿qué hacer cuando los problemas nos han sobrepasado? Eventualmente las naciones preocupadas por ello, crean medidas a favor de solucionarlos, sin embargo, en ocasiones han sido fallidas. Como es el caso de la  educación sexual, esa que no a todo el mundo le llega, que sus costumbres no comparten o que de plano, se sabe de memoria pero el entorno social ha demostrado que eso no es un problema y que del uso se hace la regla, si muchos cometen el error, entonces  se “atacaran” las consecuencias del error.

Por otro lado no todos los países se encuentran al mismo nivel, económico, comercial, de bienestar social, de la salud o de suministros naturales. También los gobernantes de las naciones no han sido los mismos, los errores y los triunfos tampoco son compartidos.

Problemas políticos, ideológicos, religiosos y de intolerancia han manchado el devenir histórico, por lo tanto, no hemos sido capaces en todos los casos de detenerlos, de crear leyes y hacer valer la soberanía.

 

La respuesta es sencilla, si las personas que llegan a un país son de beneficio y no afecta a las condiciones de trabajo para sus nacionales, es  bueno. Pero, si llegan personas con un bajo nivel educativo y además ilegales se verán vulnerables de múltiples maneras y encasillados en estereotipos de odio e intolerancia es decir; “serán la nueva clase lacaya que, habrá que mantenerlos ocupados y sí, restringirlos para salva guardar el bien estar de los nacionales.” Este pensamiento en países desarrollados es firme y restringe de primera instancia el libre desenvolvimiento de cualquier individuo. Sin embargo, antes de poner en juicio la migración se debe de juzgar la problemática interna de cada país, y partiendo de ahí, decidir lo conveniente, (no olvidemos que cada nación esta preocupada por su progreso) siempre y cuando el racismo no sea motivo de su negativa y nuestras manos de hombres estén abiertas al cambio y a nuevas manos.

Por Lesli Jiménez Espinosa

Los comentarios están cerrados.