» » » Hollywood, la industria

Hollywood, la industria

¿Cuantas veces no hemos escuchado la palabra Hollywood y de inmediato nos transportamos a la idea preconcebida, de la industria del cine que se encuentra en Estados Unidos? Y que, si le damos más segundos a nuestra mente sobre esa palabra, seguro nos vienen a la cabeza imágenes de nuestras películas favoritas, actores de escándalo y a una que otra teoría de conspiración que contempla a los judíos como los dueños de la industria. Pero todo lo anterior, sin tener claro de qué va Hollywood actualmente.

¿y de qué va? En primer lugar, encontramos una diversificación empresarial, donde la parte creativa, no es la misma que rige a los actores o la promoción de una película, como genuinamente sucedía con las películas de Méliès. Pues, actualmente los estudios funcionan como un banco que financia proyectos, protege sus derechos, mercadea sus productos finales y los distribuye. Pero para lograr todo este recorrido, deben congeniar, la sociedad productora (Overbrook Entreteiment es una de la más famosas, tal vez porque es de Will Smith) y la agencia de talentos (misma que resulta el intermediario perfecto entre el estudio y el talento) con el estudio, para así, generar la famosa Green light

Toda esta rama diversificada corresponde al modelo de negocio que persiguen, donde la idea de mantener creativos que escriban, actúen y dirijan historias, ya no está entre sus filas, por lo menos de manera directa. Lo cual resulta un método de ganar ganar, donde aquellos creativos, llenos innovación que no pueden financiar su producto se acerquen a estos bancos- estudios.

Entonces, tenemos proyectos independientes que le pertenecen a un estudio, y no es que resulte contradictorio, sino que es el orden que la industria y el negocio han ido creando. Donde Directores y/o escritores como Martin Scorsese, resultan independientes en principio, pero que en el final son parte de un gran estudio perteneciente a la famosa industria hollywoodense.

 

Pero no podemos concluir, sin hablar de los actores, que más allá de escándalos de revistas amarillistas, pues en ocasiones se han convertido en figuras tan representativas para el negocio del cine, que resultan ser la taquilla de sus películas. El problema es que, no todos lo actores corren con la misma suerte, y podría ser este el lado trágico de la historia, pues muchos actores en aras de obtener un buen papel, reservan su participación en series y programas de T.V, aunque eso no les sirva para nada y terminen siendo meseros o recamareros.

Y es que ni los directores de casting saben de qué va el fenómeno. Pues, la formula para ser una estrella de cine es como el elixir de la juventud, todos lo desean pero nadie sabe como hacerlo.

Bibliografía:
Frederic Martel. (2011). Cultura mainstream. España: AURUS EDICIONES.

Por Leslie Jiménez Espinosa

Los comentarios están cerrados.